Hace dos pusimos en marcha un nuevo proyecto, AEK-jendea. Diferentes estudios resaltan que nuestra sociedad ha ganado más de 300.000 hablantes euskaldunes en los últimos años, y un tercio de esas personas han pasado por los euskaltegis. Con el proyecto AEK-jendea, sin olvidarnos de la fuerza de las cifras, queremos pararnos en el proceso, en el camino recorrido, una mirada cualitativa, a fin de cuentas. Así, anualmente, presentamos a una persona que en su época adulta ha aprendido euskera y ha recorrido ese camino hacia el vivir en euskera.

En 2018, hemos estado con tres personas que están aprendiendo o mejorando su nivel en los euskaltegis de AEK en Vitoria-Gasteiz; se trata de tres mujeres, ya que, como indican los datos, ellas son mayoría en los euskaltegis, y, además, utilizan más el euskera. Por lo tanto, vamos a conocer a TAMARA DELGADO, LEIRE URIBE-ETXEBARRIA y AINHOA FERNANDEZ. Ellas son gente-AEK, y nos produce un verdadero placer ofrecerles este reconocimiento.

En 2016 conocimos al lasartearra JUANMA ITURRIONDO.

Hace más de 20 años aprendió euskera, y de ahí en adelante, ha tenido la oportunidad de vivir en euskera, y así lo ha hecho. Utilizando el euskera, ha mejorado su nivel, y tanto en Lasarte-Oria como en Usurbil (residencia actual) vive como un euskaldun más, después de hace años decidir dar el paso y aprender euskera en un euskaltegi.

 El año pasado, en cambio, conocimos a LEO TURIÑO AGUILA.

Tenía 30 años cuando llegó a Euskal Herria; en tres años, ha pasado de decir “mi amol” a ser embajadora del euskera; desde Cuba vino a Igorre (Bizkaia), aprendiendo en el euskaltegi del pueblo: aprobando cada año un nivel, el tercer año obtuvo el título C1, y, por un tiempo, ha sido profesora de AEK (incluso tuvo como alumnas a personas que había tenido como compañeras de clase) Ahora, tomando otro camino, vive en Barañain (Navarra); eso sí, tal y como ha demostrado desde el principio, demuestra cada día su compromiso con el euskera, puesto que mantiene firme su ilusión de vivir en euskera .